“The beauty of standing up for your rights is others see you standing and stand up as well.”

– Cassandra Duffy

Después de mas de 50 años del Levantamiento de Stonewall en Nueva York y en pleno siglo XXI las personas que pertenecen a la comunidad LGBT+ siguen siendo asesinadas, de acuerdo a la organización Letra S, en el 2020 en México se registraron 79 asesinatos a personas de la comunidad LGBT+, asimismo, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), ha recibido 147 denuncias de discriminación, especialmente discriminación laboral por motivos de orientación sexual o identidad de género, en pleno Mes del Orgullo LGBT+, en Florida aprobaron una Ley que prohíbe a mujeres trans competir en eventos deportivos de mujeres cis-género.

Sin embargo, no todo ha sido malo, a partir del cambio de siglo, ha existido una mayor visibilidad de las personas LGBT+, por lo que se ha avanzado en cuestiones relativas al reconocimiento de sus derechos en la normativa nacional e internacional, no obstante, en México aún prevalecen prácticas y conductas sociales que se traducen en discriminación a este sector que sistemáticamente ha sido vulnerado. 

No solo se trata de celebrar el Pride Month, sino que también es necesario preguntarnos ¿cuál es la situación jurídica de la comunidad LGBT+ en México?, hoy por hoy existen diferentes ordenamientos legales tales como, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, donde se prohíbe expresamente la discriminación por cuestiones de genero, preferencias sexuales o cualquier otra que menoscabe los derechos y libertades de las personas, existe también la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, donde se establece que y por que causas es discriminación, así como las acciones que deben evitarse para no caer en discriminación, como por ejemplo, no permitir el acceso a la educación, prohibir la libre elección de empleo, negar los servicios médicos entre otros, asimismo, la Ley de Identidad de Género ley que establece y permite la rectificación en el acta de nacimiento de una persona en razón de su nombre, sexo y la identidad de la persona, así como la emisión de una nueva acta por reasignación de concordancia sexo-genérica, es decir la persona que se somete a una cirugía y procesos médicos para cambiar del sexo de nacimiento al sexo con el que se identifica. En algunos Estados de la República se ha reformado el Código Civil para permitir el matrimonio igualitario, toda vez que en 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional el artículo que establece que la procreación es el fin último del matrimonio, así como la limitante a un hombre y una mujer.

Después del análisis a la legislación mexicana que regula los derechos y protege a la comunidad LGBT+, podemos concluir que el reto que enfrenta México hoy en día, va mas allá de crear leyes, sino de elaborar políticas públicas que verdaderamente se adapten a lo que la comunidad necesita para su correcto desarrollo de la personalidad, para salvaguardar sus derechos humanos y para no ser violentados nunca mas.

Hoy toca ser aliados en esta lucha que es de todos, ya que nadie debería temer ser quien es, en este mes del Orgullo LGBT+ es fundamental replantear la responsabilidad que tiene la sociedad civil con las comunidades menos privilegiadas, con aquellos que han sido violentados y discriminados históricamente, es deber de todos hacer el camino mas fácil para que la discriminación y la violencia dejen de ser moneda corriente en este país, este país que es de todos, no solo de la mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.